Ecologia
“¿¡Pero mi mamá me dijo que tomara leche!?”

“¿¡Pero mi mamá me dijo que tomara leche!?”

Uno de los eventos más controversiales que suceden en mi
consultorio todo el tiempo es la reducción o eliminación total
de todos los productos lácteos de los planes de alimentación de
mis clientes (y si, esto también incluye a los niños).

Algo por el estilo pasó la semana pasada, casi comenzó una
pelea de box peso welter en mi consultorio. Esta madre en
particular no podía comprender por qué le estaba diciendo que
dejara de darles tanta leche a sus hijos cuando todos los demás
(incluyendo a otros profesionales de la salud) le estaban
diciendo exactamente lo contrario.

Entonces hice lo que haría cualquier nutricionista bueno, me
subí las mangas y me peleé a golpes con ella (es broma, no lo
hice). Le contesté con los siguientes argumentos:

1. Los estadounidenses beben más leche que cualquier persona en
otro país, a pesar de eso seguimos teniendo la tasa más alta de
osteoporosis.

2. La pasteurización mata todas las enzimas digestivas
necesarias en la leche (Esta es la razón por la que tanta gente
sufre intolerancia a la lactosa actualmente).

3. La pasteurización también provoca que la mayor parte del
calcio contenido en la leche sea insoluble, en otras palabras
provoca que el 50% del calcio de la leche no pueda ser utilizado
por el cuerpo (Esto contribuye a la alta tasa de osteoporosis).

4. El azúcar de la leche (lactosa) se convierte en azúcar que
tu cuerpo utiliza con mucha rapidez, causando subidas y bajas en
los niveles de azúcar sanguíneo, y en consecuencia se convierte
en un viaje en montaña rusa con subidas y bajas de energía para
ti.

¿Cómo puede ser cierto esto? ¿No se suponía que la leche era
buena para el cuerpo? Si, así es en efecto, pero se supone que
la leche solo debería de consumirse en su estado natural (sin
pasteurizar). ¿Suena atemorizante? Muchos estados en los Estados
Unidos venden leche cruda en sus supermercados sin que exista
algún problema de salud para sus clientes, además la mayoría
de los granjeros orgánicos SOLO beberán leche que no está
pasteurizada (porque saben que la leche es mejor en su estado
natural).

Mi padre es un gran ejemplo. Cuando llegó a este país desde
Perú, el decía que la leche sabía raro, por eso no la bebía.
Cuando finalmente localizamos un granjero orgánico que nos
podía vender leche cruda (sin pasteurizar), volvió a beberla.
(Nota: Mi papá tiene 71 años, está en muy buena condición
física y nunca ha tomado medicamentos en toda su vida. ¿A poco
no es increíble?).

Volviendo a la leche. El otro hecho que debemos considerar es
que a la mayoría de las vacas se les administran hormona del
crecimiento en exceso para mantenerlas produciendo grandes
cantidades de leche. Esto, en su momento, las enferma, cuando
esto ocurre les dan antibióticos. La hormona del crecimiento y
los antibióticos entran a su torrente sanguíneo y luego pasan a
la leche que producen. ¿Quién bebe esta leche cargada de
químicos? ¡Nosotros! (De hecho, yo no lo hago y quizás estés
comenzando a considerar qué vas a hacer).

La siguiente gran preocupación es “¿Cómo voy a obtener
suficiente calcio?” Como mencioné anteriormente, la mayoría
del calcio presente en la leche no es absorbido por el cuero. Se
absorbe más calcio de alimentos como los vegetales de hojas
verdes, el brócoli, sardinas (de preferencia con huesos) y
salmón. Esto tiene sentido, la mayoría del calcio proviene de
los vegetales y las vacas de preferencia se alimentan con pasto,
por lo tanto tienen mucho calcio dentro de sus cuerpos (por favor
no comas pasto. En realidad esto solo funciona para las vacas).

Si tu meta es reducir tu riesgo de padecer osteoporosis, haz la
actividad #1 que previene esta debilitante enfermedad:
¡Ejercicio! El ejercicio con pesas ha demostrado ser la manera
#1 para prevenir la osteoporosis. Poner pequeños esfuerzos sobre
tus huesos mediante el entrenamiento de fuerza te ayuda a que se
vuelvan más fuertes. Nadie, y de verdad quiero decir nadie, debe
de dejar de lado hacer algo de ejercicio en su vida.

Entonces, ¿Cuáles opciones le di a esta madre en particular, y
a cada padre y cliente que viene a mi consultorio?

1. Si consumes lácteos regularmente, haz la prueba de encontrar
leche cruda (sin pasteurizar).

2. Si pensar en la leche cruda te atemoriza, compra el siguiente
mejor producto: productos de leche orgánica certificada.
Estarán libres de antibióticos y hormonas.

3. Dado que la mayoría del calcio de la leche no es absorbido
por el cuerpo, cerciórate de obtener tu calcio a partir de otras
fuentes: vegetales de hojas verdes, brócoli, sardinas (con
huesos) y salmón.

4. Comprométete a realizar una rutina de entrenamiento de
fuerza de manera consistente. No solo por tus músculos y la
manera en que te ves en el espejo (aunque esto sí ayuda), sino
por el bien de tus huesos.

Vaya… No sé tú pero esto me hace reflexionar sobre el bigote
de leche.

En la salud y la felicidad.

Isabel De Los Rios
Nutricionista Certificada
Especialista Certificada en Ejercicio
Autora del Programa Comer Para Perder

Tags:
No comments so far!
Leave a Comment