Nueva Ciencia
El Cáncer no es una Enfermedad.

El cáncer no causa que una persona se enferme, es la enfermedad que la persona sufre la que causa el cáncer.”

¿Qué causa que un 50% de la población

Norteamericana sea propensa al cáncer

y el otro 50% no lo sea?

Hace 60 o 70 años atrás, el cáncer era una enfermedad rara que solo se veía en naciones industrializadas. Los genes humanos han permanecido iguales por cientos de miles de años. ¿Por que ese cambio tan drástico de momento? ¿Cómo es que esos genes han decidido matar a miles de personas?

Generalmente el cáncer no mata a la persona que lo sufre. Lo que mata al paciente de cáncer no es el tumor que crece, sino las numerosas razones que provocan la mutación celular.

En más de treinta años de práctica, he visto miles de casos de pacientes de cáncer. Esa experiencia me ha permitido ver un patrón de pensar, creer y sentir que se hizo común en todos los pacientes. No encontré ni un solo caso que no se sintiera abrumado por una pobre imagen de si mismo, que no sufriera de preocupaciones y traumas emocionales y conflictos internos que afectaran sus sentimientos de culpa y su subconsciente sobrecargados por resentimientos. Esa actitud afecta el sistema inmunológico y por consiguiente la memoria celular se satura de profunda insatisfacción personal y gran frustración. Muchos sufren de la perdida de autoestima y respeto propio debido a negocios fracasados, relaciones de pareja no satisfactorias y conflictos internos no resueltos. Muchos albergan resentimientos por situaciones creadas, rencores guardados y odio mantenido por mucho tiempo. Para curar el cáncer, es necesario primero remover todos los sentimientos de culpa, de frustración y de fracaso. El cáncer no causa que una persona se enferme, son las enfermedades as que causan el cáncer.

Un paciente que atendí en Nueva York me dijo que su frustración mayor era vivir en esa ciudad; soportar a su familia que no le respetaba, oír a su mujer todo el tiempo reclamándole que todo lo que ocurría era su culpa por no haber aceptado dos trabajos para mejorar la economía familiar, y le achacaban que sus hijos y ella no estudiaron por su culpa.

Cuando lo confronte con su realidad y le advertí sobre el daño que esa situación le hacia a todos, me dijo: “Doc, tiene razón y en esta lucha he sufrido mucho y no aguanto mas. Me voy para a Republica Dominicana a morirme allí”. No supe más del paciente hasta que en una de nuestras visitas a Santo Domingo, en la Clínica del Doctor Paniagua, nos vino a saludar. Era otra persona, se veía mas joven, estaba feliz, vivía en el campo y se alimentaba naturalmente. Tenia otra compañera que lo amaba, le había cambiado su autoestima, tenían un negocio prospero que lo atendían entre ellos y los hijos de su nueva esposa. Se veía feliz, liberado y muy fuerte.

Cuando le pregunte por el cáncer me contó que se fue a vivir al campo para morir allí, y que fue ahí que conoció a la que es su esposa ahora. Ella lo animo a ir a los médicos para atenderse y después de un tiempo se decidió a complacerla. En la Capital, los mejores médicos lo examinaron y no encontraron ni rastros del tal cáncer.

El cáncer no causa que una persona se enferme; es la enfermedad que la persona sufre la que causa el cáncer. Para tratar el cáncer exitosamente se requiere que el paciente se integre renovadamente en todos los niveles de su organismo. La mente, el cuerpo y el espíritu deben armonizarse en paz y gozo. El miedo que sufren los que saben que tienen cáncer los mata mucho más pronto que lo que hubiesen durado si nunca se hubiesen enterado de su condición. De hecho, hay millones de personas por las calles que sufren de cáncer por años y no lo saben. Cuando por alguna razón se enteran, el susto y el miedo se apoderan de su mente y en poco tiempo el cáncer aumenta en agresividad y se evidencia notablemente.

Todos tenemos células o genes de cáncer en nuestro cuerpo. Todos estamos expuestos a la mala alimentación moderna y a químicos industriales que producen mutaciones nefastas en las células de nuestro organismo. Pero hay factores químicos, factores emocionales y situaciones de fuerte estrés y sufrimiento que provocan la autodestrucción organiza en poco tiempo. Los sentimientos de rencor o de odio son auto destructores y altamente dañinos para todo el organismo humano. La carga que se crea a todos los niveles físicos y espirituales es de tal magnitud, que desencadena mecanismos de autodestrucción de inmediato.

Todos los pacientes que vi en mas de tres décadas de practica que tenían o habían sido diagnosticados con cáncer, tenían cargas emocionales muy difíciles de aliviar porque habían dejado que el tiempo y las circunstancias creadas por ellos mismos en su afán, hicieran muy difícil retornar a la normalidad de sus vidas.

Recuerdo el caso de una mujer que tuvo una contienda de años con su hija porque se caso con un hombre que ella detestaba. La hija se fue de su lado e inicio una nueva vida con su esposo. Ella nunca quiso perdonarla ni le hablo por teléfono porque era muy rencorosa. Un día le llego la noticia que su hija y el esposo habían muerto en un accidente automovilístico. El dolor y el remordimiento fueron tan fuertes que el cáncer del rencor se propago tan pronto que no duro tres meses de quimioterapia. No pudo conocer su nietos porque el rencor la mato de cáncer.

El cáncer no es una enfermedad, es la suma total de otras enfermedades y problemas.

La gente se enferma de muchas cosas que le causan cáncer. La sociedad moderna se alimenta biológicamente mal, trabaja físicamente sin descanso y se esfuerza por sobrevivir económicamente sin pensar que, literalmente, todo ese esfuerzo los conduce, en su mayoría, a sufrir de cáncer

Justamente en este momento, millones de personas están viviendo, trabajando y caminando con un cáncer en su cuerpo sin tener la menor idea de que lo tienen.

font: normal normal normal 12px/normal Arial; min-height: 14px; text-align: justify; margin: 0px;”>

De la misma manera, existen millones de personas que se curaron hoy de cáncer, sin saberlo. Muchos de estos canceres nunca fueron diagnosticados, y otros solo se encuentran en las autopsias.

Un estudio revelado en el British Medical Journal Lancet en 1993 indica que los discernimientos tempranos solo condujeron a tratamientos innecesarios. Solo un 33 por ciento de las autopsias revelaron cáncer de próstata y solo un 1 por ciento de ellos murió por esa enfermedad. Después de los setenta y cinco años, la mitad de todos los hombres padecen de cáncer de próstata, pero solo un 2% muere de esa causa.

Nuevas versiones oficiales le recomiendan a los oncólogos que no vuelvan a tratar a hombres de mas de 75 años, debido a que los tratamientos para esa enfermedad hacen mas mal que bien, y en su mayoría no presenta diferencias entre los tratados y los no tratados. Debe entenderse que en el estudio solo se tomaron casos que no habían recibido tratamiento para cáncer. La mortalidad se eleva sustancialmente en los casos diagnosticados y tratados clínicamente, lo que descubre la verdadera causa de las muertes.

Una vez detectados y diagnosticados, la vasta mayoría de esos canceres no tienen la oportunidad de desaparecer por acción del propio cuerpo, pues la preocupación y el miedo desencadenan la acción autodestructiva.

La mayoría son temporalmente bombardeados con un arsenal de armas químicas, biológicas y nucleares que no solo atacan al enfermo, sino que destruyen todo su sistema defensivo.

El cáncer es la segunda causa de muerte entre los norteamericanos. Cerca de 1.2 millones de personas están diagnosticadas con cáncer este año en esta nación. Más de 550,000 morirán irremediablemente este mismo año. Entre los hombres, los tres tipos de cáncer mas diagnosticados serán según las expectativas; el cáncer de la próstata (184,400 casos), el cáncer del pulmón (90,000 casos) y del cáncer colorrectal (unos 66,600 casos).

Entre las mujeres el mas común es el cáncer del seno y se esperan unos 182,000 casos, de cáncer de pulmón unos 74,600 casos y de cáncer colorrectal unos 66,000 casos. En adición a estos casos, hay cientos de miles de personas comunes, muchos de los cuales son indocumentados, extranjeros y gente pobre que no tienen acceso a exámenes médicos periódicos y nunca recibirán un diagnostico, no poseen seguros médicos y sucumbirán sin saber la causa. Esos casi nunca aparecen en las estadísticas.

La medicina moderna no cura el cáncer y en lugar de desarrollar protocolos preventivos y tratamientos curativos, combate el cáncer química y quirúrgicamente. Ya se habla de extirparle los senos sanos a una mujer para evitar el que padezcan de cáncer, así como la próstata tempranamente a los hombres para prevenir el padecimiento. Por años se ha extirpado la matriz y los ovarios para supuestamente evitar ese problema. Tampoco se orienta a la población en cuanto a los cambios alimentarios que deben hacer para prevenir el cáncer. Con esta evidencia científica que se produce y que relaciona ciertos alimentos con el riesgo de padecer de cáncer, no existen agencias de salud orientando correctamente a la gente para que coman sanamente.

La extirpación quirúrgica de la matriz y los ovarios a mujeres jóvenes para evitar el cáncer de estos órganos lo único que ha logrado es aumentar la incidencia de cáncer de seno, pues el mal que esta acumulándose en esos órganos, al ser extirpados se traslada al próximo lugar reproductivo que queda disponible y si no se hacen las correcciones alimentarias, el próximo foco de cáncer aparecerá en los senos. Mucha gente tiene tumores internos de cáncer que por épocas desaparecen. Otros son tumores o acumulaciones toxicas de elementos que el organismo por años no ha podido desechar por las vías adecuadas y las almacena y encierra tejido y fibra para evitar que circulen y afecten otras áreas. Estos tumores o acumulaciones pueden haber estado formándose durante años sin ocasionar ningún problema hasta que un buen día, en algún examen rutinario para otra buena razón, lo descubren y ahí comienzan los problemas.

De pronto, tanto el paciente como los médicos a cargo se olvidan del problema que trajo al paciente a la consulta y comienzan de inmediato con la terapia del miedo que ocasiona el caos y que causa la angustia que a su vez, provoca que los sistemas defensivos se colapsen y que la mente descarrile los elementos que habían estado funcionando y que mantenían el tumor controlado y encapsulado. Biopsias, cirugías, radioterapia y quimioterapia son las armas invasoras combativas que la medicina moderna guarda en su arsenal y que las apunta directamente al desgraciado que, preso del miedo y el pánico que causa el saber que tiene cáncer, se somete sin otra alternativa al proceso que supuestamente detiene el cáncer.

Personas con buena genética a veces soportan la guerra química que se les aplica y sobreviven. Pero gente con organismos desgastados por la exposición química, la genética débil, la alimentación anti-natural y el susto que causa la noticia, sucumben muy pronto y sin esperanza.

El sistema alopático de tratar el cáncer esta plagado de riesgos, efectos secundarios y problemas tácticos y prácticos. Después de haber pagado este alto precio, sumado al costo del tratamiento solo una pequeña facción de los pacientes tratados son recompensados con un periodo transitorio de descanso en lo que el cáncer regresa. Los que tienen organismos tan fuertes como para sobrepasar la etapa de tratamiento con éxito y sobreviven con éxito cinco años o más, tenían en su organismo todos los mecanismos disponibles para haberle ganado la guerra al cáncer de forma natural y sencilla sin correr los riesgos y los efectos secundarios de los tratamientos invasivos.

Algunos tipos de cáncer o tumores se pueden extirpar quirúrgicamente sin grandes riesgos y su eliminación, sumado a un cambio en los hábitos alimenticios, a un estilo mental de reto positivo y la utilización de las plantas naturales con poderes anti-cáncer y decoradoras, han probado ser efectivos en alto grado terapéutico.

En resumen, curarse de cáncer no es fácil pero tampoco imposible. Se requiere una disposición mental positiva de lucha y cambio tanto de alimentación como de actitud y estilo de vida.

Tags: Cancer

http://www.tudoctornatural.com

Tags:
2 Comments
Gad-Aser Vargas

junio 7, 2013 12:19 am

Saludos, mi madre le han diagnosticado cancer de seno nivel 3 y se están haciendo examenes para verificar si ya es nivel 4. Mi madre no quiere la quimioterapia y mis hermanos y yo también pensamos lo mismo sobre eso: que es un método invasivo poco exitoso. La doctora nos expone un cuadro muy negativo y habla de pocas posibilidades y muchas cosas más negativas. Que comentarios podría compartirnos de su experiencia sobre esto que nos está pasando. Muchas gracias

norsi18

junio 7, 2013 4:03 pm

Hola Gad-Aser Vargas: Antes que nada te doy la gracias por compartir tus inquietudes y darme un vota de confianza. Voy ser muy sincera; en primer lugar soy doctor y no tengo ninguna instrucción en medicina así que me opinión es solo personal. Yo creo mucho mucho en la medicina natural y creo que mucha opiniones antes que la quimioterapia, busca en Internet hay mucha información de mucha cosas que se están utilizando con éxito. He leído hace poco sobre las maravillas que hace el aloe vera y la miel.(en cuanto pueda lo voy a poner en el blog). De todos modos a veces es bueno utilizar las dos medicinas, o sea la alopatica y la natural.Mi opinion dejes de consultar al medico. Espero que te haya ayudado. Manteme al tanto de sus averguaciones. Bendiciones

Leave a Comment